lunes, 24 de noviembre de 2014

Método no dogmático de volver a la vida.

-Bienvenida al otro lado!, dije yo desde la vereda de enfrente. La chica miraba fijo hacia adelante y dirigió toda su atención a mí. -Hace mucho que llevás muerta?-pregunté. -No... no se...- me contestó. -Yo sí, hace unos minutos, casi casi antes de vos. -ah...- -Bueno, no te preocupes, ya te vas a acordar, todos estamos acá por algo no?- -bueno, en verdad, soy atea. -Haa!!! la tercera posición!!! -perdón??? tercera posición? -Claaaro! el asunto es que está Dios, está el Diablo y están los Ateos, sabías que todas las guerras entre el ejército celestial y los demonios se desarrollan por ustedes?-dije, buscando entre mis bolsillos el nuevo testamento. -Claro, es la excusa perfecta. ¡Pues bien!-dijo ubicando sus manos en su cintura-, si tuviera que elegir, ya que no es para mi elegir ninguno, una opción: elijo al diablo.-dijo ella frunciendo el ceño. Salté en mi lugar y dije- ¿¡cómo!?- atónito, quería decir en realidad cómo puedes! pero mis palabras anudaron mi garganta, de una manera de por más poco lógica. - Es que, por lo general me he opuesto al pensamiento establecido, cansada de pensar que nos redujeron a las mujeres al servilismo, y sin contar que mataron y masacraron en nombre de Dios. Como pueden esperar que no esté con el diablo, además la fama del diablo, en el siglo XXI esto se llama mal manejo de prensa. O pobres relaciones publicas.-dijo con calma, y una ternura inconmensurable. -eh...- su respuesta me dejó atónito - Y qué pensabas hacer una vez muerta?- -realmente me importaba poco, esperaba cambiar el mundo.- - y cómo te fue con eso?- -bueno, acá estamos, charlando semitransparentes.-dijo antes de desvanecerse. A mi nunca me pareció que pertenecía a este lado. Tenía más por que luchar, yo sólo esperaba llegar al cielo. Espero que ella cambie el mundo. El cielo ahora me parece un poco aburrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario