lunes, 24 de noviembre de 2014

Objeto de deseo

Hoy voy a tocarte, voy a pasearme por esos marfiles inmaculados que se ubican en esa boca, que se abre con una tapa, hacia arriba,y me sumergiré una vez más en el lenguaje de tus bemoles, y tus corcheas. Voy a poner mi pie en un pedal, y presionar suavemente, voy a cambiar de pedal varias veces, mientras te toco. Te toco... mas bien te acaricio, duro, más duro, mucho más duro por momentos, para luego, tratar de acariciarte como el gato que duerme sobre un regazo. Voy a sentir tu olor a roble, aunque seas de abeto, Y te voy a tocar como un loco, como un animal. Te voy a hacer sonar. Voy a estar 4 octavas más arriba y aun así no va a ser suficiente. Porque para mí no es suficiente. Prefiero tocarte a dormir, o comer, prefiero tocarte a beber y más allá de todo, aunque pueda tocarte, y hacerte el amor cada vez que lo hago, sujeto inanimado, cuantas veces vos me has rescatado. Incontables. Escuchables. Memorables. Todas las tardes de mi juventud son tuyas.  Todos los premios de amor son tuyos, y sueño hacerte una canción que no sea tan berreta como estos versos torpes, apátridas, apático al resto, dedicada solo para vos: mi objeto de deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario