viernes, 19 de diciembre de 2014

Contacto, El ultimo bondi a finisterre, segunda parte.

 ...La Mesa la organice en el antro del Oso. Le alquile por 600 pesos el lugar el domingo. Busque jugadores de poker de todas partes que reunieran el requisito principal, 10 mil pesos, en efectivo, el juego, Texas hold’em, iba hasta el final y el ganador se lo lleva todo. El oso se sumo, lo que fue ideal, porque ya tenía lugar y primer jugador, conseguí viejos fumadores de puros con sus anteojos y sus sombreros a lo Pedro Navaja, pendejos chetos de barrio norte con audi4 y 10 mil pesos de sobra, un abogado de criminales y un político de baja calaña y problemas de juego, pero hasta ahí, con solvencia y por ultimo pero no menos importante un músico que frecuentaba el bar. Mi comisión por todo esto era el 500 pesos por jugador para empezar. Todos se reunieron ahí en la mesa. Empezaron a jugar y el zumba ganaba. Fue asi por 3 hrs, y después el músico empezó a ganar, hasta los secaron a varios jugadores, y  quedaron el Zumba, el Músico y el Oso Maravilla. Siguieron, por horas. Y  subitamente, el Zumba gano. Poker de Ases contra un fullhouse del Musico, y un trio de reinas del Oso Maravilla.
Cuando se termino eran bien pasadas las 10 de la mañana. Junte mis 200 por ciento, le pague a la señora para que limpiara el lugar, le pague a los de seguridad e inmediatamente me fui para mi bunker.
Sabiendo que tenía que trabajar en unas horas me bañe, guarde el dinero, que eran alrededor de 25mil pesos. El zumba iba a desaparecer por un tiempo de la zona, la idea era que la moza lo siga, pero algo salió mal y el Oso se entero, le pego a la moza y lo quiso matar al Zumba; pero estaba tan dado vuelta, que no se cómo se termino suicidando pegándose un tiro, con su propio revolver como a tres metros. Al menos eso fue lo que logramos que el perito no diga. Aparte de tener que lidiar con los peritos, los canas y demás, les tuve que conseguir un par de pasajes al fin del mundo, Ushuaia.
Con esa plata que ganaron, y otra que supongo se quedaron del Oso, tenian suficiente para vivir bien, porque la novia pago las deudas del Oso con la plata que yo le di, y de esa forma el bar paso a mis manos, por 10 veces menos la plata que valía.

El músico a veces todavía toca en el bar, con banda la Full Jar Jazz-Band, Al zumba no lo vi mas, dudo que lo llamen Zumba ahora, el tipo vive en el fin del mundo cagandose de frío, no solo en invierno, se puso una pizzería y dice que es feliz. No sé, esa felicidad a mi me parece muy prefabricada para ser para siempre. Igual, esperé que sea feliz. Yo fui feliz ese tiempo con mi bar. Que de un día para el otro cambio de público. Y es que a mí me molesta la gente que no sabe irse, y por ahí esa es una costumbre muy arraigada a los consumidores de cocaína. Me acorde que tenía que contarte cómo fue que tuve mi bar. Si te das cuenta, todo es tuyo por un rato, al menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario