jueves, 18 de diciembre de 2014

Hacia los Baños Mixtos.

Llegué a la conclusión de que vivimos constantemente asediados por la tensión sexual. Obviamente, no soy el único. Estoy seguro que todos se pueden dar cuenta de esa tensión sexual constante, asechando a todos casi por igual.
A tal nivel es la tensión sexual, que los niñ@s ya están interesados sexualmente a muy temprana edad, antes del pico hormonal que se da a los 13-14 años. Tal es, que los pibes no disfrutan esta etapa, sin darse cuenta del por qué; los empujamos hacia esa tensión que empieza desde atrás, con el cuerpo.

Cuando estás creciendo, a los 5 o 6 años, apenas podés ver las diferencias sexuales. Te agrada alguien o no te agrada y rara vez tiene que ver con el sexo de esa persona, pero se les enseña que los niños van a un baño y las niñas van a otro. Simplemente, contradiciendo inclusive la costumbre de la casa en la cual, el baño se comparte entre todos y es para hombres y mujeres por igual.
Se empieza así con crear un conflicto con el cuerpo. Primero, que hay que taparlo, porque la desnudez es mala. No sé porque razón, pero la desnudez es mala. Entonces, ver un pecho, cosa que haces desde cuando nacés, se vuelve toda una cuestión. La cuestión se vuelve más grande al tener un sesgo de PECADO, un adicional si a esto le agregamos enseñanzas religiosas, o en el más leve de los casos,  una travesura o avivada; y se crea bajo este burdo intento de tapar el sol con las manos, un derrotero de relaciones sexuales y relaciones interpersonales deficientes, poco satisfactorias, y cargadas de irrealidades como el porno. Lo que termina por ahí en una sexualidad insatisfactoria, que impacta en el día a día, que hace que siga cargando el ambiente negativamente.

Si generáramos mas tranquilidad ante el cuerpo humano desnudo, sobre la naturalidad del mismo, mucha tensión sexual desaparecería en un instante. Yo simplemente creo que los chic@s tienen que ser pibes, y jugar, y divertirse y aprender todo lo que pueden porque en ese momento su cerebro es una esponja, y no da que se chupen la mierda intoxicada que tiene la sociedad nuestra para ofrecerles, sería hora de buscar cambiar el paradigma.  Por lo pronto, a mi me gustaría ver que pasa si empezamos desde abajo, con los chicos que empiezan el jardín hasta el fin de la primaria, que compartan el baño, baños mixtos. Les estaremos enseñando igualdad de genero de frente, en algo que va a calar hondo. De paso, por ahí, también entre todos empezamos a cuidar mas los baños, así no nos da tanta idea, el ir a un baño publico. Después, mas adelante, quizás estemos lo suficientemente maduros como sociedad, para compartir los baños en todos lados, como en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario