jueves, 18 de diciembre de 2014

Sidnica

Hay quienes pueden ser muy graciosas, lo admito, y también, puede que
sean complicadas, pero no se compara con una Sidnica. Puede ser muy
glamorosas, pueden tener la gracia de Miss Garbo, pero aun asi, no se
compara con las Sidnicas. Puede que sea una mujer misteriosa, pero acaso
pueden ser mas misteriosas que una Sidnica? lo dudo.¿Puede,
acaso, cualquier comparación hacer honor a la verdad? ¿a cual verdad
haría referencia?Es, prima facie, como colocar un limón y un tomate, y
esperar que como son frutos, se parezcan. Así son. Irreferenciables
excepto con ellas mismas, tan incomparablemente oceánicas,tan
sidnicas.Envueltas en licor, o amargas cervezas, pululan en mi cabeza
todas las ideas:  un avión, Brasil, hamacas paraguayas, Sol y
cahipirinhas en la playa. Y en el centro ella, Sidnica.No se
confunda, no interprete que hay un error de escritura, porque pensé con
bravura, si Sydney no tiene gentilicio, entonces es propicio que alguien
invente una palabra, ella es Sidnica, e imperfecta, en mayúscula o en
minúscula, casi mi mejor defecto, mi mayor inspiración, mi gran
sustento intelectual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario